Taj Mahal, el símbolo del amor eterno

A mi siempre me pasa, en todo viaje hay un día concreto que espero con expectación y cierto nerviosismo. En nuestro itinerario por el Norte de la India ese momento fué la llegada a Agra, porque por fin ibamos a conocer el Taj Mahal, una de las 7 maravillas del mundo.

Llegamos a la ciudad el día anterior a la visita, después de nuestro periplo de casi 10 días por el Rajasthan. Agra es totalmente prescindible, es industrial y no hay mucho que ver en ella. Nos dimos la vuelta de rigor y muy pronto nos retiramos al hotel a descansar. Nos esperaba un buen madrugón y habia que estar preparados, porque quedaban escasas horas para el gran día!!!

El Taj Mahal abre de 6 de la mañana a 18 de la tarde y cierra los viernes (aviso para evitar sorpresas de última hora). La entrada para los extranjeros cuesta entorno a 750 rupias, unos 10 €, los hindús pagan sólo 20 rupias, que son unos 0,30 céntimos.

Las mejores horas para visitar el Mausoleo son el amanecer y el atardecer. Verlo con las primeras luces del día, que es cuando lo hicimos nosotros, es verdaderamente espectacular.

Dedicamos unas 4 horas a la visita, a pasear por sus jardines, a descubrir cada rincón, a alucinar con su simetria y contemplar con calma cada detalle.

Pero… ¿Conocéis la historia real que se esconde detrás?

Taj Mahal significa “Palacio de la Corona” o el “Palacio de la Elegida” y alude directamente a Mumtaz Mahal, la esposa favorita del emperador Shah Jahan, que se encuentra enterrada allí junto a su marido.

Foto pareja TAJ

Cuenta la leyenda que…

Era el año 1607 cuando un joven principe, heredero del Imperio Mogol, conoció a una joven persa-musulmana, llamada Arjumand, en un bazar donde ella vendía bisutería. Tan solo tenía 15 años y ella 14, y el principe se enamoró perdidamente de su belleza.

Por razones de estado fue obligado a casarse con otra princesa como él, hija del Rey de Persia, y hasta 1612, que la ley musulmana no permitió que un hombre pudiera tener 4 esposas, no pudo casarse con ella. A partir de entonces Arjumand pasó a llamarse Mumtaz Mahal, que significa literalmente “la elegida del palacio”.

En 1631, tras 19 años de gran amor, ella falleció tragicamente dando a luz a su 14ª hija. Antes del fatal desenlace le hizo prometer a él que construiría su tumba, que se casaría otra vez, que sería bueno con sus hijos y que la visitaría cada año en el aniversario de su muerte.

El Emperador desolado por su repentina pérdida, hizo un juramento, que Mumtaz Mahal tendría la tumba más hermosa que el mundo hubiera visto jamás, como símbolo de su amor eterno y para que su nombre perdurara por siempre.

Tardó 22 años en construir el Taj Mahal en honor a su amada. La historia dice que participaron los mejores constructores, más de 20.000 obreros y 1.000 elefantes, y que se usó mármol blanco y hasta 28 tipos distintos de las mejores piedras preciosas (jaspe, jade, zafiros,…) traídas de diferentes partes del mundo. Incluso se desvió el río Yamuna para que el Taj Mahal pudiera reflejarse en sus aguas.

El Emperador falleció en 1666 y fué enterrado junto a ella. Se dice que en su lecho de muerte, pidió que se le colocará un espejo para ver la tumba de su esposa, y que cuando murió, contemplaba el Taj Mahal.

El poeta Rabindranath Tagore no pudo describirlo mejor, según sus palabras el Taj Mahal es como…

Una lágrima en la mejilla del tiempo

Vista rio

Sobra decirlo, lo sé, pero si tenéis ocasión de visitar la India está joya debe ser sin duda una parada obligada de vuestro viaje.

Anuncios

Fronteras “invisibles”

El post de hoy será diferente. He querido alterar un poco mi calendario para hablar de lo que sigue, confío en que os interese.

Durante los últimos meses las noticias nos muestran casi a diario la grave crisis humanitaria que tiene en jaque a Europa y que está afectando sobre todo a Grecia, donde se vive una situación extrema que se está complicando a pasos agigantados. Los “protagonistas”, en su mayoría refugiados sirios y afganos, asisten impotentes al sinsentido en que se ha convertido todo.

En su huida del conflicto y la violencia en sus paises de orígen, se están encontrando con las trabas europeas. Con la falta de decisión, resolución y sobre todo de trabajo conjunto de los distintos gobiernos, que imponen sus propias restricciones fronterizas sin pensar en que quizás se esté al borde de vulnerar normas del derecho internacional y de la UE.

La llegada de refugiados al país heleno no cesa, y el freno a su entrada está provocando un hacinamiento en los campamentos, que se ven desbordados y sin capacidad para atender a tantos miles de personas. Empieza a haber escasez de alimentos, agua, refugio e instalaciones de saneamiento.

Pero aun así …

… las fronteras están cerradas.

Os cuento todo esto porque hace poco he conocido el trabajo del fotógrafo francés Valerio Vincenzo“Borderline, Frontiers of Peace” (Borderline, Las fronteras de la Paz), y no he podido evitar pensar en la situación actual en Grecia y los problemas con Turquía. En definitiva lo que considero una sinrazón absurda.

Su proyecto, en curso desde 2007 y galardonado con varios premios, está centrado en mostrar como ha ido cambiando el panorama europeo en las últimas décadas. Tras la firma de los Acuerdos de Schengen en el año 1985, la mayoría de las fronteras del continente europeo han ido desapareciendo o haciéndose prácticamente invisibles a la vista. Hoy en día se pueden cruzar sin problemas, con total libertad, 16.500 km de límites geográficos de los 26 países firmantes del acuerdo. El objetivo es ir consiguiendo poco a poco la unificación de toda Europa y una conciencia europea común.

Valerio Vincenzo ha recorrido Europa para captar en fotografías esas ya inexistentes “líneas divisorias” entre paises. En un intento de enseñar imágenes atípicas, naturales, que desbaratan el concepto de frontera al uso que tod@s tenemos en la cabeza.

Su trabajo lleva a la reflexión, nos muestra “una realidad” que existe y que a la vez contrasta con esa “otra realidad” de la que os hablaba al principio del post.

En palabras del autor…

“Comencé elaborando estas imágenes para contar mi relato personal. Cuando me mudé a Italia antes de 1995, era muy duro obtener un permiso de residencia, siempre faltaba algún papel. Una vez que Italia ingresó en el Espacio Schengen dejé de ser un extranjero y me convertí en un europeo. Esa libertad supuso un cambio radical para el continente”.

“Las fronteras son una invención del ser humano que se puede interpretar y organizar de muchas formas diferentes. En un mundo en el que podemos navegar libremente por Internet en casi cualquier parte, establecer fronteras físicas entre países es un sinsentido racional, moral y económico. Las leyes internacionales han de evolucionar”.

“Conmemorar fronteras como el Checkpoint Charlie de Berlín es un modo de recordar que los muros nunca han sido y nunca serán una buena solución a largo plazo. En Europa, el muro entre Grecia y Turquía, las vallas en Hungría o Melilla son un peligroso paso atrás y un insulto a la civilización. Mi objetivo es mostrar imágenes de fronteras muy diferentes de lo que la gente espera; paisajes apacibles que cuestionan la noción actual que tenemos del término”.

© Valerio Vincenzo

Os dejo algunos ejemplos para que veáis algunas de estas bellas “fronteras”.

1. Suiza -ItaliaSuiza-Italia

2. Alemania – AustriaAlemania-Austria

3. Polonia – LituaniaPolonia-Lituania

4. Francia – AlemaniaFrancia-Alemania

5. Portugal – EspañaPortugal-España

6. Alemania – PoloniaAlemania-Polonia

7. Suiza – ItaliaSuiza-Italia

8. Suecia – FinlandiaSuecia-Finlandia

9. Lituania – LetoniaLituania-Letonia

10. Polonia – EslovaquiaPolonia-Eslovaquia

¿Será una utopía lograr que algún día imágenes como estas sean las únicas que asociemos a las fronteras?

Espacios naturales, abiertos, pacíficos, donde no haya lugar para el temor, la inquietud y la desesperación.

Me gustaría pensar que sí.

10 cosas (+1) que hacer en el centro y el sur de Perú. Parte II

En el post de hoy seguimos con las cosas que hacer en el Perú que dejamos pendientes en el anterior. Vamos a ello…:

7. Navegar por el lago Titicaca

Desde Puno zarpan barcos a diario para visitar las islas que pueblan el lago Titicaca. Las hay flotantes como las de los Uros y en tierra firme como Taquile y la lejana Amantaní.

La experiencia de poner en pie en una isla construida con totora (juncos flotantes), no tiene precio. La totora crece en el mismo lago y además de utilizarla para construir casas, barcas y artesanía para los turistas, también es “comestible”. Lo entrecomillo porque después de probarlo, decir comestible es mucho decir… 😉

La pequeña y preciosa isla de Taquile destaca por el arraigo de las tradiciones, sus ruinas incas y unas impresionantes vistas del lago y de los Andes Bolivianos.

Si llegáis hasta Amantaní, más tranquila y lejana, podréis vivir la experiencia de quedaros a dormir en casa de una familia local y disfrutar con calma de su estilo de vida tradicional.

8. Vivir Cuzco

Hablar de Cuzco es hablar de la antigua capital del Imperio Inca. Con esta carta de presentación es inevitable decir que es una ciudad a la que que hay que destinar varios días.

Cuzco
Cuzco

En Cuzco hay que perderse, deambular por sus calles y disfrutar de lo que nos ofrece… iglesias barrocas ornamentadas, enormes muros, palacios, la Catedral, la Plaza de Armas y ruinas como Coricancha (Templo del sol inca) y Sacsayhuamán (fortaleza ceremonial que está saliendo un poco de la ciudad).

Tengo que hacer una mención especial al ambiente que envuelve la ciudad a todas horas. En este sentido el tradicional barrio de San Blas es una zona perfecta para explorar tanto de día como de noche.

9. Conocer el Valle Sagrado

El Valle Sagrado es como se conoce al valle del río Urubamba. Está a una distancia de 15 km +/- de Cuzco y es fácil acercarse hasta allí con un conductor o en una excursión.

En él destacan para visitar la ciudadela inca de Písac, impresionante fortaleza encaramada en una montaña con un desfiladero a cada lado, y las ruinas incas de Ollantaytambo, gigantesco complejo agrícola, administrativo, social, religioso y militar.

10. Enamorarse de Machu Picchu

Ningún viajero puede dejar Perú sin haber contemplado Machu Picchu (Montaña Vieja en quechua), la ciudad escondida de los incas.

Construida en lo alto de una montaña, su difícil acceso imposibilitó que se descubriera hasta principios del S. XX. Hay dudas sobre la atribución del hallazgo. Si bien ese honor se le ha concedido al profesor estadounidense Hiram Bingham, que lo hizo en 1911, hay otras voces que aseguran que Machu Picchu ya fué descubierto en 1902 por un agricultor peruano llamado Agustín Lizarraga.

Es una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería y un ejemplo increíble de lo que una gran civilización fue capaz de edificar simplemente con grandes bloques de piedra.

La mejor hora para hacer la visita es al amanecer, cuando la luz se va proyectando poco a poco sobre la ciudad ofreciendo una estampa indescriptible. Es un momento que te deja sin palabras porque es sencillamente espectacular.

Hasta aquí mis 10 cosas imprescindibles que hacer en el Perú, pero aun falta la 10 (+ 1)…

10 (+1). Ponerse hasta arriba degustando la gastronomía peruana

El Perú tiene una gastronomía buenísima, una cocina fusión reconocida internacionalmente fruto de un mestizaje de culturas (la española, italiana, africana, china y japonesa). Cada región tiene sus platos típicos y aunque algunos aquí no se verían con buenos ojos, lo cierto es que no podéis dejar de probar, entre otras tantas cosas:

  • el ceviche: pescado marinado con limón o lima.
  • la causa: patata/papa rellena de pollo, pescado o verdura con mahonesa.
  • el cuy: nuestra cobaya o conejillo de indias. Lo admito este yo no lo comí 😦
  • los tamales: masa de maíz rellena de carne, verdura, chiles, frutas, …, envueltos en hojas vegetales.
  • el anticucho: brochetas de corazón de res.
  • el lomo saltado: carne en tiras con cebolla, papas fritas y tomate.
  • los chicharrones: fritura crujiente de cerdo, pollo, pescado o marisco.
  • el rocoto: especie de pimiento muy picante relleno de carne, queso fresco, …

Y para beber …

  • el Pisco Sour que está de muerteeee: Cóctel preparado con pisco (aguardiente de uva) y zumo de limón.
  • el mate de coca: infusión de hojas de coca.
  • la chicha morada: maíz morado hervido con piña (no tiene alcohol).
  • la famosa Inca Kola: especie de bebida gaseosa de color amarillo muy dulce por la que los peruanos se vuelven locos (es como beber gominolas).

Ya no hay excusas para fantasear con un posible viaje, el Perú os espera! 😉

10 cosas (+1) que hacer en el centro y el sur de Perú. Parte I

El Perú tiene todo lo que hace que un viaje sea inolvidable. Mezcla de culturas, la increíble civilización inca, yacimientos arqueológicos, reservas naturales, impresionantes y profundos cañones, montañas nevadas, volcanes, una costa bañada por el Pacífico, ciudades coloniales, la Amazonia y una gastronomía que quita el hipo. Podría seguir… 😉 Pero como de lo que se trata es de facilitaros una guía práctica, aquí van las 10 cosas (+1) que considero imprescindibles en un primer viaje por el centro y el sur del país:

1. Recorrer Lima

Envuelta en una niebla espesa continua, la ciudad recibe al visitante con un aspecto gris un poco deprimente. La amenaza de lluvia siempre está ahí, aunque curiosamente es la segunda capital más seca del mundo, sólo por detrás de El Cairo.

Lima es bastante caótica, llena de edificios altos, un tráfico intenso y centros comerciales que conviven con templos precolombinos, museos de arte y mansiones del S. XIX.

Las visitas más interesantes están en el centro histórico de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad. Son la Catedral, situada en la Plaza de Armas, el Monasterio de San Francisco y sus catacumbas y las iglesias barrocas de Santo Domingo y la Merced. Los amantes del arte no os debéis perder el Museo Larco de Arte Precolombino y el Museo de Arte de Lima.

Os recomiendo acercaros también al Barrio de Miraflores, uno de los más atractivos de Lima por tener un gran movimiento cultural, comercial y turístico. No podéis perderos las vistas del Oceáno Pacífico desde el malecón, la posibilidad de disfrutar de la cocina novoandina en cualquiera de los restaurantes que encontraréis, y hacer alguna compra en los Mercados Incas (Avda. Petit Thouars) donde hay una variedad amplísima de artesanía del país (cerámica, joyería, tejidos de alpaca, lana y adornos, entre otras cosas). Hay que regatear siempre.

2. Asombrarse con la Reserva Nacional de Paracas, el Oasis de Huacachina y las Islas Ballestas

Desde Paracas hay 3 lugares de visita obligada que destacan por tener una belleza natural indiscutible.

La Reserva Nacional de Paracas, donde el paisaje desértico contrasta con el azul del Oceáno Pacífico, es el lugar de descanso de aves migratorias y de protección de especies de flora y fauna. A mí me alucinó!

El Oasis de Huacachina, que parece un espejismo en medio de la nada, rodeado de palmeras y altas dunas.

La excursión en barco por las Islas Ballestas, conocidas como las “Galápagos de los pobres”. Son un conjunto de islas compuestas por formaciones rocosas que albergan un magnífico ecosistema de leones marinos, pingüinos en peligro de extinción y colonias de aves migratorias.

3. Sobrevolar las enigmáticas Líneas de Nazca

Situadas entre las poblaciones de Nazca y Palpa. Aunque el viajecito en avioneta se las trae, con tanta vuelta para arriba y para abajo, es la única manera de disfrutar de este misterio por resolver. Las enigmáticas líneas y geoglifos fueron realizadas por la cultura nazca hará unos 2.000 años, y están compuestas por figuras animales, vegetales y geométricas que aparecen trazadas sobre la superficie terrestre.

4. Caminar por Arequipa

Arequipa es la segunda ciudad más grande de Perú después de Lima. Es conocida como la ciudad blanca porque sus edificaciones, de estilo barroco andino, están construidas con sillar, una roca volcánica blanca común en la región que le confiere una estética única. También es el lugar de nacimiento del premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

Está enclavada en un entorno natural incomparable, custodiada por 3 volcanes (Misti, 5.822 mts., Chachani, 6.075 mts., y Pichu Pichu, 5.669 mts.) y parte de la Cordillera de los Andes.

Misti
Volcán Misti

Arequipa hay que conocerla caminando, recorriendo su centro histórico con grandes casonas coloniales, iglesias, conventos, …, visitando la gran Catedral que ocupa todo el largo de la Plaza de Armas, y por supuesto el Monasterio de Santa Catalina, convento enorme que podría considerarse una ciudad dentro de la ciudad.

Estando en Arequipa tampoco podéis pasar por alto comer en alguno de sus restaurantes típicos, llamados picanterías, donde se sirve comida casera.

 5. Alucinar con el Cañón del Colca y el Mirador Cruz del Condor

Desde Arequipa hay que hacer una excursión obligada para ver el Cañón del Colca, disfrutar de su magnífico paraje natural, y visitar el Mirador Cruz del Condor. Desde donde se puede observar el vuelo de los condores dejándose llevar por corrientes de aire (8 – 10 a.m). Si el tiempo acompaña el escenario es asombroso.

El Colca es uno de los cañones más profundos del mundo (3.400 mts.) sólo unos metros menos que su vecino Cotahuasi (3.535 mts.), y 2 veces más profundo que el Gran Cañón de EE.UU.

6. Explorar Puno y las Ruinas Funerarias de Sillustani

Puno es otra parada imprescindible en el viaje. Situada a orillas del lago Titicaca, es la base perfecta para explorar los principales atractivos que ofrece la zona.

Está a una altitud de 3.830 mts., lo que notaréis nada más llegar, asi que hay que tomarse las cosas con tranquilidad para llevar mejor el mal de altura (los caramelos, las infusiones y masticar hojas de coca ayudan).

En Puno destacan para visitar su Catedral Barroca, el Museo de la Coca y la Casa del Corregidor.

Desde allí también es recomendable hacer una excursión a Sillustani para conocer sus magníficas chullpas. Grandes torres funerarias cilíndricas, anteriores a los incas, donde se enterraban clanes familiares de nobles. La zona está en parte enmarcada por el lago Umayo (3.890 mts.) y las vistas son una pasada.

Hasta aquí por hoy, en el próximo post las cosas por hacer que faltan. Estar atentos, no os lo perdáis!!

“Viaje”por El Jardín de las Delicias de El Bosco

Hoy os propongo un “viaje” diferente, uno donde no hay que cargar con la maleta ni la mochila y sólo es imprescindible el sentido de la vista para disfrutar a tope del arte.

Patri, autora del blog La Otra Mirilla (LOM), me ha hecho llegar esta información tan chula que quería compartir con vosotros. Muchas gracias ;).

Este verano se cumplirán 500 años de la muerte del pintor Jheronimus Bosch, más conocido como El BoscoA día de hoy se tienen escasos detalles de su vida, ni tan siquiera la fecha o el lugar exacto de nacimiento. Incluso se desconoce cuando realizó sus obras porque no fechó ninguna y sólo firmó una parte de ellas.

Ese misterio que envolvió su vida se ha hecho extensible al conjunto de su obra. Poco se sabe del significado exacto que el pintor quería atribuir a sus cuadros, caracterizados por seres humanos normales y monstruosos en actitudes expresivas, que aparecen representados en un mundo onírico, irreal, con el pecado y la condena al infierno como eje recurrente.

El tríptico El Jardín de las Delicias (1480-1490) es una de sus obras más conocidas. Se expone de manera permanente en el Museo del Prado de Madrid. Es considerada una de las más fascinantes, atrayentes y misteriosas de la historia del arte, porque a pesar de que existen infinidad de interpretaciones sobre ella, nadie ha llegado a entender su significado real, ni si fomenta o condena el vicio y todo tipo de pecados.

Gracias a una aplicación de realidad virtual llamada Bosch VR, disponible para iOS, Android y Ipad ya podemos sumergirnos de lleno en el cuadro y viajar por él para darle nuestra propia interpretación. Un pez volador gigante será el encargado de guiarnos y de llevarnos de un lado a otro para poder disfrutar de cada pequeño detalle.

Os animo a que echéis un vistazo! Podéis ver la demo y descargar la app en la web de la empresa que la ha creado, Burrell Durrant Hifle, y pinchando en los enlaces del párrafo anterior. Eso sí, aviso!, para vivir la experiencia completa hay que pagar unos 4€. Pero es una minucia…

¿No es tentador?

Via Creators ProjectsVia Creators Project_3Via Creators Project_2Via Creators Project_5Via Creators Project_4Via Creators Project_6* Imágenes via Burrell Durrant Hifle (BDH)

Escapada a Edimburgo, 3 días

Edimburgo es una ciudad enigmática y preciosa, y aunque es la segunda más grande de Escocia por detrás de Glasgow, es perfecta para disfrutarla en una escapada de 2-3 días.

No sólo está cargada de encanto por todos sus rincones, también se dice que está “encantada”. Lo corroboran las inumerables historias de fantasmas y brujas que se conocen y se cuentan, relacionadas con sucesos que ocurrieron siglos antes en la ciudad. De hecho es considerada la capital de la parapsicología porque tiene varios lugares con actividad de Nivel 3, el máximo nivel que se otorga, porque se escuchan, se ven y se sienten cosas inexplicables (contenido para Cuarto Milenio total 🙂 ).

El halo de misterio que la envuelve se acentúa al llegar la noche por los inmumerables “closes” (callejones) estrechos y oscuros que caracterizan la ciudad, escenarios de muchas de las historias que se relatan.

Su centro histórico está divido en 2 zonas la Old Town (ciudad antigua) y la New Town (ciudad nueva), declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Edimburgo tiene innumerables atractivos por descubrir… A continuación os dejo mi itinerario perfecto para aprovechar al máximo la estancia sin perderos nada de interés:

Día 1: Old Town

Comenzaría con la visita al Castillo, la atracción principal de Edimburgo. Si viajais en temporada alta lo mejor es ir a primera hora, porque se pone hasta la bandera de turistas y se forman largas colas en la entrada principal y en los accesos a los lugares que hay para ver.

La visita se puede alargar unas 3 horas, pero si queréis hacerla más rápida, lo mejor es disfrutar del exterior (desde las almenas se tienen unas vistas increíbles de la ciudad) y en el interior centraros en el Gran Salón, las Joyas de la Corona Escocesa y la Exposición prisiones de guerra. Para los menos madrugadores, si a las 13 h. continuais por allí, no os podéis perder el One O’Clock Gun, un cañón de la II Guerra Mundial que dispara todos los días, salvo los domingos, a esa hora.

Al salir del Castillo desembocaréis en la Royal Mile, la calle más importante del Casco Antiguo de Edimburgo, que recibe su nombre porque mide una milla escocesa (1’8 km). Conecta el Castillo con el Palacio de Holyroodhouse, la residencia oficial de la Reina Isabel II en Escocia. Está siempre muy animada porque está repleta de tiendas, bares y restaurantes. Muy orientada al turismo vamos.

En ella se encuentran 2 visitas imprescindibles, la Catedral de St. Giles y el Real Mary King’s Close. Un callejón comercial subterráneo del S.XVII que se mantiene intacto. Quedó sellado junto a otros 4 y situado bajo edificios que se fueron construyendo encima. El laberinto de callejuelas que forman es lo que se conoce como la “ciudad subterránea” de Edimburgo. No os cuento más porque os reventaría la visita 😉 A nosotros nos gustó mucho.

Podríais ver atardecer subiendo a contemplar las vistas de la ciudad desde Arthur’s Seat. Pico rocoso de 251 m. al que se accede desde Hollyrood o desde el final de la Royal Mile, en un “paseito” en cuesta de 45 minutos.

Con el día ya terminando toca relajarse y disfrutar con tranquilidad de una buena cerveza y cenar. Opciones hay muchísimas, pero en la Old Town yo os recomiendo ir a GrassMarket (antiguamente era la principal zona de ejecuciones de la ciudad). Es una plaza muy animada llena de pubs y restaurantes que hoy en día se considera el corazón de la vida nocturna de Edimburgo.

Es una zona que pilla cerca del Castillo asi que deberéis volver de nuevo por la Royal Mile, pero estaréis allí en un suspiro.

Día 2: Old Town y New Town

El segundo día comenzaría con una visita al Palacio de Holyrood último lugar de interés que dejamos pendiente del Old Town el día anterior. Como comentaba antes es la residencia de la familia Real en Escocia, aunque es famoso porque fué el hogar de la desafortunada Reina María I de Escocia (María Estuardo).

Palacio Holyroodhouse
Palacio de Holyrood

Desde el palacio nos dirigiremos hacia Calton Hill, uno de los mejores miradores de la ciudad. Esta colina de tan sólo 100 m. de alto, ofrece una excelente panorámica del Castillo, Holyrood, la New Town, Princes Street y el estuario del Forth.

Allí se encuentra una extraña colección de monumentos neoclásicos de inspiración griega que hacen que se la conozca como la “Atenas del Norte”: la Royal High School inspirada en el templo de Teseo de Atenas, el National Monument intento de réplica del Partenón de Atenas y el Monumento a Nelson, una especie de torre parecida a un telescopio invertido.

Calton Hill
Calton Hill

Bajando de Calton Hill iremos a parar a Princes Street, la calle comercial más importante de la New Town, que compite en importancia con la Royal Mile de la Old Town. Desde ella se tienen unas vistas estupendas del Castillo y del perfil del Old Town.

El conocido Monumento a Scott, erigido en honor del escritor escocés del S. XIX Sir Walter Scott, de estilo gótico y corte victoriano, se encuentra en los Princes Street Gardens.

Monumento a Scott
Monumento a Scott

En paralelo a Princes Street está la calle Rose Street, un lugar perfecto para hacer una paradita. En nuestra estancia paseamos por ella de casualidad y fué una grata sorpresa porque tenía mucho ambiente. Os la recomiendo porque está llena de pubs, en ocasiones con conciertos en directo, y restaurantes de todo tipo.

Después de cenar, los que os hayáis quedado con ganas de saber más sobre historias truculentas de fantasmas y brujas, tenéis la opción de hacer un tour de fantasmas por la noche. Normalmente se contratan en agencias que se encuentran en la Royal Mile. Nosotros hicimos uno con guía española y fue bastante curioso. Tuvimos suerte porque la noche era ideal y la claridad de la luna entre tanta lápida y callejón, contribuyó a aumentar la sugestión  ;).

El tour consistió en un recorrido por la ciudad que nos llevó desde “closes” oscuros y solitarios a cementerios como el Old Calton Cemetery, donde está enterrado el filósofo David Hume. Este cementerio se encuentra en Calton Hill, regresar allí por la noche nos permitió ver de nuevo los monumentos y la ciudad desde otro estupendo y sorprendente punto de vista.

Día 3: Puerto y alrededores de Edimburgo (Roslin)

Para los que dispongáis de un tercer día os recomiendo 2 últimas cosas que ver antes de partir.

Por la mañana haría una excursión al pueblo de Roslin para conocer su pequeña pero preciosa Capilla Rosslyn. Asociada a la masonería, los caballeros templarios y el Santo Grial, es quizás uno de los lugares más fascinantes de Escocia. Se ha hecho muy famosa porque aparece en la exitosa novela y en la película El Código da Vinci. Es una auténtica joya que no os defraudará.

Roslin está a unos 11 km de distancia de Edimburgo. La mejor forma de llegar es en autobús. En la oficina de turismo de la Waverley Station, cerca de Princes Street, os informarán de todo sin problema. Los autobuses, de la compañia Lothian, salen cada 40 minutos aproximadamente, y es en la misma calle Princes Street donde se cogen y te dejan al regresar.

La tarde la reservaría para visitar Leith, el puerto de Edimburgo. Eso sí, siempre que el tiempo acompañe… Por allí podéis dar un bonito paseo y ver el Yate Real Britannia, el barco de la familia real de 1953 a 1997, que permanece amarrado en la Ocean Terminal. Leith está a 3 km del centro de la ciudad y se puede llegar también con los autobuses de Lothian.

Hasta aquí el itinerario, si tenéis en mente una escapada a Edimburgo creo que os será de utilidad. Se acerca la Semana Santa…, ¿no sería genial?

Este tercer post completa la serie sobre Escocia. Tenéis más información en Apuntes de interés y Escocia en 11 días 🙂

¡Vámonos de carnaval!

Se acercan las fechas, seguramente muchos ya tendréis listos vuestros disfraces, otros pillaréis a última hora algo que tengáis por casa ;), y os lanzaréis a la calle a disfrutar de los días de fiesta más locos, alegres y esperados del año.

Un poco de historia…

El carnaval se asocia con celebraciones o fiestas paganas. Su origen se remonta a la antigua Sumeria y Egipto, y después se sitúa también en la época del Imperio Romano, desde donde se expandió por toda Europa y desde allí se llevó a América por los navegantes españoles y portugueses.

También tiene una vertiente cristiana, la palabra carnaval procede del término latino “carnelevarium” que significa quitar o abandonar la carne. En la Edad Media la iglesia católica prohibió su consumo durante la cuaresma cristiana (periodo de penitencia y conversión que precede a la semana santa).

Desde una u otra perspectiva, siempre se ha considerado una fiesta permisiva que suponía unos días de euforia y relajación de las prohibiciones en la sociedad.

A continuación os dejo un listado de 6 carnavales famosos a nivel internacional, ¿sabíais que algunos están considerados “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad” por la Unesco?

1. Carnaval de Rio de Janeiro (Brasil)

El carnaval de Río es probablemente el más conocido del mundo y uno de los eventos más importantes y sorprendentes de Sudamérica. En él se dan cita la música, el baile, los desfiles, las Escuelas de Samba y los Blocos (comparsas con bailarines, percusionistas, músicos y cantantes que desfilan por las calles de la ciudad y en el Sambódromo).

Reúne a miles de turistas de todo el mundo que acuden a la ciudad en busca de diversión, alegría, fiesta y color. Son días en los que se produce un hermanamiento de toda la población al margen de la edad y la clase social a la que se pertenezca. Todo en favor de la cultura y las tradiciones.

Tiene una duración de cuatro días a lo largo de los cuales las escuelas de Samba se dan cita para competir en el Sambódromo Marquês de Sapucaí, que con 550 mts de largo es uno de los espacios para eventos al aire libre más grandes de Río de Janeiro. En él las Escuelas de Samba desfilan una tras otra durante +/- 1 hora 20 minutos. Todo un espectáculo para los sentidos.

Sambodromo_3

2. Carnaval de Venecia (Italia)

La tradición lo sitúa ya en el S. XIII pero su momento de mayor esplendor llegó en el S. XVIII. Sus orígenes hablan de que la nobleza empezó a usar disfraces para salir a la calle a divertirse, mezclándose con el pueblo, y que éste lo hacía como un medio para evadirse del gobierno veneciano y como manera de ridiculizar y burlarse públicamente de los aristócratas. En ambos casos las máscaras se convirtieron en elementos imprescindibles y preciados para evitar ser reconocidos.

En la actualidad miles de personas visitan la ciudad los días de duración del carnaval para disfrutar del ambiente, los desfiles y eventos que se realizan; y sobre todo para sacar fotos a los espectaculares disfraces ambientados en trajes de época del S. XVII veneciano.

Hay fiestas privadas que se organizan en algunos palacios de la ciudad a las que es difícil acceder sin invitación.

Carnaval Venecia

3. Carnaval de Oruro (Bolivia)

Es una de las celebraciones de carnaval más importantes del mundo, de hecho ha sido declarado “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad” por la Unesco.

En él participan más de 48 conjuntos folclóricos, con coloridas vestimentas, que se distribuyen en 18 modalidades de danzas de distintas zonas de Bolivia (Diablada, Morenada, Caporales, Tinku…). El desfile de carnaval se realiza a través de un circuito por las calles de Oruro, donde se colocan gradas para que la gente se sitúe, previo pago, y donde los conjuntos realizan increíbles coreografías representativas de la cultura y las tradiciones andinas y populares.

El carnaval termina con una multitudinaria procesión final en la que participan miles de bailarines y músicos, que dura algo más de 15 horas.

Carnaval Oruro
Foto: Cambio.bo (Diablada)

4. Carnaval “Mardi Gras” de Nueva Orleans (EE.UU)

El curioso Carnaval de Nueva Orleans comienza un día antes del Miércoles de ceniza, y se conoce, popularmente, como “Mardi Gras” (martes graso), porque era el último día para disfrutar de todos los placeres antes de que empezara la cuaresma.

Krewes es el nombre que reciben las peñas o cofradías que organizan los desfiles, el recorrido y la coreografía del “Mardi Gras”; y su labor abarca desde la realización de las carrozas, hasta coser los trajes y comprar las baratijas y collares de cuentas de colores que, según la tradición, se arrojan a la gente durante los desfiles. A algunas es posible acceder pagando una cuota, pero otras son exclusivas para determinados círculos sociales. La más antigua data de 1857 (“Comus”).

Se organizan distintos desfiles a lo largo de los días de fiesta, los de Endymion y Bacchus son los más esperados, porque participan actores de cine, cantantes y personajes famosos que van montados en las carrozas.

Los colores que más se utilizan en el Carnaval son el morado, el dorado y el verde, que tienen toda una simbología desde 1892, cuando se les otorgó el siguiente significado: el morado representa la justicia, el verde simboliza la fe y el dorado, como en muchas culturas, el poder.

La fiesta termina oficialmente cuando se reúnen los reyes de Rex (un Krewe), los del carnaval y los del “krewe of Comus”, en un baile en el auditorio municipal de Nueva Orleans.

mardi gras_4

5. Carnaval de Barranquilla (Colombia)

Declarado también “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad” por la Unesco, este colorido carnaval tiene una duración de 4 días y es una de las fiestas folclóricas y culturales más importantes de Colombia. De hecho todos los años reúne cerca de 1 millón de personas entre visitantes y locales. Actualmente participan unas 500 agrupaciones folclóricas.

La Batalla de las Flores es su acto principal más importante y esperado, porque es el desfile más antiguo que se realiza en el carnaval. Su origen y su nombre se atribuye a un juego entre 2 grupos de personas que se “enfrentaban” tirándose flores naturales, serpentinas y confeti. Encabeza el desfile la carroza de la Reina del Carnaval seguida por otras carrozas, músicos, bailarines, grupos folclóricos y comparsas.

La cumbia es la música del carnaval, la que más se escucha en los desfiles.

Los disfraces son muy diversos, los hay tradicionales (Marimonda, Garabato, Congo y Monocuco), de animales, super héroes, negros africanos, seres mitológicos, satíricos sobre temas de actualidad que generan mucha expectación, …,  todo vale con tal de abandonarse a la fiesta y a la diversión.

Barranquilla

Para cerrar el post no podía olvidarme de uno de los carnavales que tenemos en las Islas Canarias, y que pilla muuuucho más cerquita si queremos hacer una escapada estas fechas.

6. Carnaval de Santa Cruz de Tenerife (Islas canarias, España)

Es considerado el segundo carnaval más popular y conocido en el mundo por detrás del de Río de Janeiro. Seguramente desconozcáis que ambas ciudades están hermanadas por esa misma razón.

La elección de la Reina del Carnaval y la Reina Infantil dan pie a la cabalgata que anuncia el Carnaval. A partir de ahí, murgas, rondallas, comparsas, concursos y desfiles, llenan la semana de actos que tienen su apoteosis final en el Coso, la gran cabalgata que suele contar con más de 100 grupos con una media de 50 componentes cada uno.

Miles de personas visitan la isla durante la semana que dura el carnaval para disfrazarse, y participar del ambiente en las calles, de la música, la fiesta y la alegría.

Reina del Carnaval

Estáis preparados para lo que se acerca? cogiendo las máscaras, 3, 2, 1…… Yaaaaaa!

Lugares de película

Me gustan mucho el cine y la fotografía, así que me apetecía dedicar una entrada a mostraros el original trabajo del fotógrafo canadiense Christopher Moloney, en el que combina ambas artes de una manera sorprendente.

Apasionado del cine, tiene un proyecto en curso llamado “FILMography”, que en los últimos 4 años, le ha llevado a recorrer distintos países buscando localizaciones reales donde se han rodado famosas películas americanas. Su genial trabajo consiste en “colocar” fotografías en B/N de escenas de películas y series, en el lugar exacto donde se grabaron, consiguiendo una perfecta combinación de realidad y ficción. Hasta el momento ha recreado más de 250 escenas que se han mostrado en galerías por todo el mundo.

Si queréis ver su trabajo al completo podéis visitar su Tumblr.

Y ahora os propongo un jueguecito, ¿sabríais identificar las películas y algunos de los lugares?. Los resultados al final del post 😉

1. Moloney_1

2. Moloney_2

3.Moloney_4

4.Moloney_5

5.Moloney_6

6.Moloney_7

7. Moloney_8

8. Moloney_9

9. Moloney_10

10. Moloney_11

11. Moloney_12

12. Moloney_13

13. Moloney_14

14. Moloney_15

15. Moloney_16

RESULTADOS:

1. El caballero oscuro: La leyenda renace (2012) Nueva York

2. Cuando Harry encontró a Sally (1989) Nueva York

3. Ángeles y demonios (2009) Roma

4. Rebelde sin causa (1955) Los Ángeles

5. Los vengadores (2012) Nueva York

6. Aquellos maravillosos años (1988) Los Ángeles

7. El talento de Mr. Ripley (1999) Roma

8. Sucedió en Manhattan (2002) Nueva York

9. Cleopatra (1963) Ischia-Italia

10. Sexo en Nueva York 2 (2010) Nueva York

11. Cocktail (1988) Nueva York

12. El americano impasible (2002) Ho Chi Minh-Vietnam

13. Desayuno con diamantes (1961) Nueva York

14. Resident Evil (2012) Toronto-Canada

15. Atrápame si puedes (2002) Nueva York

La que presenta el Post es Annie Hall (1977) rodada en el querido Nueva York de Woody Allen.

¿Qué tal os ha ido?, ¿cuántas habéis acertado?, contarme…

Apuntes de interés sobre Escocia

Lo prometido es deuda 😉 y como os comenté en el post anterior, Escocia en 11 días, hoy os dejo en el blog unos cuantos apuntes de interés. Os serán útiles tanto si tenéis en mente planificar un próximo viaje, como estando ya allí.

1/ Moneda

El Reino Unido está formado por 4 naciones, Inglaterra, Gales, Irlanda del Norte y Escocia. Es miembro de la Unión Europea pero no pertenece a la euro zona. ¿Qué significa esto? que Escocia y las otras 3 naciones no se han adaptado al euro y mantienen su propia moneda oficial, la libra esterlina. Actualmente (enero 2016) 1 libra equivale a 1’30 € (para ver el cambio exacto mirar aquí).

Se aceptan tarjetas de crédito prácticamente en todos lados y veréis cajeros en los que sacar dinero sin problema. Para evitar sustos, es importante que antes de viajar consultéis con vuestro banco las comisiones que se cobran por utilizar cajeros en el extranjero. También es recomendable llevar algo de efectivo cambiado desde aquí y pagar lo máximo posible con tarjeta.

Si tenéis que cambiar dinero estando ya en Escocia, ir a bancos (Royal Bank of Scotland, Clydesale Bank y Lloyds TSB Scotland) o a las casas de cambio que encontraréis en las principales ciudades. Evitar en la medida de lo posible hacerlo en aeropuertos y hoteles, porque suele ser menos ventajoso por las comisiones.

2/ Idioma

La lengua oficial es el inglés pero en algunas zonas también se habla gaélico (Highlands) y lallans (proviene de la palabra lawlands, tierras bajas, y se habla en el sur, el centro y la parte noreste de Escocia). En algunos momentos del viaje puede costar un poco tanto hacerte entender como entenderles a ellos, pero es algo que a nosotros nos resultó divertido y nos hizo pasar por situaciones graciosas.

3/ Hora

En Escocia tienen 1 hora menos que en España. Al igual que otros países se adaptan al horario de verano, que normalmente también pilla parte de la primavera y el otoño (6-7 meses). Lo que hacen es poner 1 hora más a su horario normal.

Para el 2016 el adelanto de la hora se producirá el 27 de marzo y la vuelta al horario habitual el 30 de octubre.

4/ Visado

Si vais de vacaciones no es necesario. Como Escocia pertenece la Unión Europea, con llevar el DNI o el pasaporte en vigor no tendréis ningún problema para entrar. Eso sí, ojo con que no os vayan a caducar en breve, que el pasaporte por ejemplo tiene que tener una validez superior a los 6 meses desde la fecha de llegada.

5/ Electricidad

El enchufe que se utiliza en Escocia tiene 3 clavijas planas. En muchos hoteles o lugares donde os alojéis, pueden tener adaptadores, pero es mejor que os hagáis con uno antes de viajar.

6/ Conducción por la izquierda

Para ver Escocia, contéis con más o menos días, lo mejor es que alquiléis un coche para ir a vuestro aire. Eso sí, hay que saber que se circula por la izquierda, que el volante y los intermitentes están a la derecha y las marchas en la izquierda.

Lo sé!!! los que no habéis probado aún diréis, ¡menudo lio!, pero realmente es sencillo. En un par de días conduciendo, le coges fácil el tranquillo. Además, saliendo de las ciudades más populosas os vais a encontrar prácticamente solos en la carretera. Será estrecha la mayoría de las veces sí, y cuando te cruces con otros coches, y sobre todo autocaravanas, iréis pisando el arcén y pensaréis… ¡ay madre, que no pasamos!, pero enseguida os acostumbraréis, palabra 😉

7/ Coche de alquiler, seguro y GPS

El precio de alquiler de un coche en comparación con otras cosas no es muy alto. Tenéis 2 opciones, o reservarlo directamente allí al llegar, o hacerlo antes de viajar. Mi consejo es que lo hagáis desde casa. Mirarlo con antelación os permitirá realizar un buen estudio de mercado y comparar las distintas empresas presentes en cada país. Podéis hacerlo a través de Rentalcars. Nosotros nos decantamos por Budget y cogimos el coche en el mismo aeropuerto de Edimburgo.

Es imprescindible que contratéis un buen seguro, las compañias de alquiler os ofrecerán distintas opciones para valorar. Aunque los escoceses son muy prudentes al volante (nosotros en 11 días no vimos ningún accidente), nunca sabes que puede pasar.

El GPS es fundamental para viajar con todas las garantías, más tranquilos y sin perder tiempo interpretando mapas. Si podéis evitarlo NO lo contratéis con el alquiler del coche, porque sale una pasta. Por día lo normal es que te cobren entre 25 y 30 €, dinero que puedes destinar a cualquier otra cosa durante las vacaciones. Hoy en día existen un montón de aplicaciones GPS que te puedes descargar en el móvil (y otros dispositivos) y que funcionan genial sin necesidad de datos, ni de wifi. Os recomiendo Here, que ofrece navegación por voz guiada para los peatones y conductores de 74 países en 46 idiomas diferentes y mapas para más de 180 países.

8/ Platos típicos de la gastronomía escocesa

Cock a leekie: Sopa de puerros, pollo y pasas.

Partan bree: Sopa de marisco.

Cullen Skink: Sopa de pescado ahumado con patatas y cebolla.

Haddock: Similar a la merluza.

Kipper: Arenque ahumado.

Neeps and tatties: Puré de colinabo (parecido al nabo) y patatas.

Scotch broth: Guisado de cordero o ternera cocido con cebada, col y puerros.

Stovies: Guiso de carne, patatas y cebolla.

Grouse: Perdiz.

Haggis: El haggis es uno de los platos típicos escoceses más conocidos, similar a nuestra morcilla. Yo no le encontré mucha diferencia salvo en el intenso sabor, porque es un plato muy condimentado. Sus apetecibles ingredientes principales 😉 son las asaduras de oveja o cordero (hígado, corazón y pulmones), mezcladas con cebolla, harina, especias y hierbas, metidos en la piel formada por el estómago del mismo animal y cocido durante varias horas. Se suele acompañar con neeps and tatties.

Porridge: Papilla de copos de avena.

Oatcakes: Galletas de avena.

Shortbreads: Galletas de mantequilla.

Dundee cake: Pastel de frutos secos.

Cranachan: Postre compuesto por frambuesas frescas, nata montada, miel y avena tostada.

9/ Bebida

Escocia es famosa por su whisky, cuyo proceso de elaboración podéis conocer en una visita a una de las numerosas destilerías que encontraréis en cualquiera de las 5 regiones productoras (Speyside, Highlands, Campbeltown, Sur de Escocia e Islay).

Además destaca también la cerveza. Hay muchísimos tipos, y en los bares te puedes volver loc@ para pedir, con la cantidad de tiradores y botellas distintas que se ven por todos lados. Eso sin contar que tienen una larga lista en función de las cualidades (rubias, amargas, dulces, negras, tostadas, carbonatadas, rojas…).

Las “ale” tienen más graduación alcohólica, son más complejas al gusto y aromáticas. Se sirven a temperatura ambiente, que no calientes. Dentro de estas encontramos las “stout” más amargas y de color casi negro, y las “pale ale”, tostadas y menos amargas. También está la “lager”, cerveza más común, de color más claro, que se sirve fría.  Pueden pedirse como “pint” (568 ml) o half pint (284 ml, similar a nuestra caña de 220 ml).

A mi no me gusta la cerveza, así que fué un descubrimiento saber que podía tomar sidra, “cider”, que estaba buenísima.

10/ Restaurantes, pubs y comida para llevar (take away)

Los restaurantes en general son carillos, algo esperado, la gran sorpresa nos la llevamos con los pubs. En la mayoría sirven comidas que están genial de precio y de muy buena calidad. Así que si queréis ahorrar algo de dinero, y además comer aceptablemente, os animo a que probéis. Las comidas las sirven de 12 a 14 y las cenas de 19 a 21. Después de cenar además es habitual disfrutar de música gratis en directo.

Otra alternativa también más económica, es la comida para llevar, “take away”, como el archi conocido fish and chips (fritura de pescado blanco con patatas fritas), que encontraréis por todos lados y que está bastante bien para comerlo de vez en cuando.

Algo importante es que siempre tengáis comida en el coche (fruta, pan, algo de embutido…) porque os puede sacar de más de un apuro. En muchas ocasiones estando en ruta, la hora de comer os pillará en medio de la nada y es mejor ser prevenidos. Os aseguro que estando al aire libre, si el tiempo acompaña, serán los “picnic” que más disfrutaréis.

11/ Alojamiento

El alojamiento en Escocia es caro, sobre todo en temporada alta (meses de verano) que se llena de turistas. Hay muchas opciones para alojarse y es muy probable que salvo que vayáis de camping, probéis más de una. Están los albergues, los b&b, hoteles, alojamiento en casas particulares, apartamentos y campings. Echar un vistazo a los links y ver cuáles os pueden interesar más en función de los precios y las zonas.

12/ Explorer Pass

El Explorer Pass permite entrar gratis a 78 lugares históricos de Escocia, como castillos, palacios, abadías, catedrales…. gestionados por la organización Historic Scotland. Es como un pasaporte que se va sellando en los lugares que se visitan. Con entrar a 3 sitios ya está amortizado porque las entradas no son baratas, así que merece la pena. Se puede comprar para 3 días (30 libras), ideal para una escapada de fin de semana y válido para 5 días, y para 7 días (40 libras), perfecto para unas vacaciones más largas y válido para 14 días. Se puede adquirir online y en las oficinas de los castillos de Edimburgo, Stirling, Urquhart y en la catedral de Glasgow.

13/ Maleta

En un viaje a Escocia nunca os debe faltar en la maleta la cámara de fotos, unos prismáticos, chubasquero y paraguas y si vais en verano, sin duda, un buen repelente, que en las Highlands, los midges, unos mosquitos minúsculos, te pueden hacer la vida imposible. Los escoceses están preparados, y cuando salen a pasear o a hacer senderismo por zonas con vegetación, se ponen como una especie de tela de rejilla alrededor de la cara, y se cubren bien todo el cuerpo y las manos. Digno de ver!

14/ Webs de interés sobre Escocia

Os dejo dos webs que son interesantes para que consultéis VisitScotland  y http://www.escocia.es/

Hasta aquí la información. Confío en que os sea de ayuda!  😉

Escocia en 11 días

Escocia tiene infinidad de cosas que ver, una capital preciosa, Edimburgo, imponentes paisajes, históricos castillos, valles, lagos… Jos y yo somos vascos, de Bilbao para más señas, y como en nuestra tierra tenemos un entorno natural privilegiado, muy verde y rodeado de montes, pensábamos que quizás Escocia no nos sorprendería tanto. Pero vaya si lo hizo, y mucho!

Es un destino que recomiendo para desconectar del ajetreo que solemos llevar diariamente. Saliendo de las ciudades más grandes (Glasgow es la mayor, y concentra el 40% de toda la población de la nación, unos 2.300.000 habitantes) todo está en calma, se vuelve tranquilo, más rural. Y te encuentras con kilometros y kilometros de paisajes bellísimos con los que deleitarte, mirando simplemente a través del cristal del coche (alquilamos uno), o parando cada dos por tres para sacar fotos. Hubo días en los que estuvimos prácticamente solos en nuestro recorrido por la carretera, asi que la experiencia fue una gozada. Y os invito a experimentarla 😉

Sólo disponíamos de 11 días que tuvimos que distribuir muy bien para ver lo máximo posible, pero disfrutando y sin estrés. Nos movimos por todo el centro de Escocia (Highlands Centrales y alrededor), teniendo Edimburgo como origen y fin del viaje.

mapa

Este fue el itinerario que seguimos:

Días 1 y 2: Edimburgo

Los dedicamos a Edimburgo. Visitamos las 2 zonas en las que se divide el centro de la ciudad, la Old Town (Castillo, Royal Mile, Real Mary King’s Close, Catedral de St. Giles, Parlamento escocés, Grassmarket, palacio de Holyroodhouse, parque Holyrood, Arthur’s Seat) y la New Town (Princess Street, Calton Hill).

Nos alojamos en Destiny Student-Arran House, una residencia estudiantil que en verano ofrece habitaciones a precios más económicos que los hoteles. Fue una buena opción ya que fuimos en agosto coincidiendo con los festivales de verano (Military Tattoo, Festival de Edimburgo y el Fringe) y la ciudad estaba a tope de gente.

Día 3: Edimburgo – Costa de Fife – Dundee – Glamis – Blair Atholl

El tercer día comenzamos nuestro recorrido poniendo rumbo a la bonita Costa de Fife. Pueblos destacados para parar: Aberdour, Falkland (18 km al norte de Kirkcaldy), Elie y St. Andrews. A quien le guste el pescado y el marisco esta es una de las zonas donde mejor puede degustarse.

Ya al atardecer visitamos el bonito Castillo de Glamis y pasamos por Pitlochry  antes de hacer noche en Blair Atholl (A 11 km pasando Pitlochry).

Nos alojamos en el Bridge of Tilt Hotel porque no encontramos nada mejor por la zona. Para dormir una noche está bien, pero es un 2 estrellas básico que necesita una remodelación urgente.

Resumen 1º Etapa: +/- 215 km (4 horas)
1º tramo, de Edimburgo a St. Andrews: 80-100 km (entre 1h y 38’ y 2h) A90 M90
2º tramo, de St. Andrews a Glamis: 39 km (50’) A90 A928 A915
3º tramo, de Glamis a Blair Atholl (pasando por Blairgowrie): 77 km (1h 16’) A94 A926 2Bs y A9

Día 4: Blair Atholl – Pitlochry – Braemar – Ballater – Aboyne – Banchory – Aberdeen

Salimos temprano del hotel atravesando parte del parque nacional de los montes Grampianos (Cairngorms) y haciendo la ruta de los castillos. Pudimos ver el bonito Castillo Balmoral, el Castillo Crathes y el Castillo Dunnotar. Este último para mi es de visita obligada por su emplazamiento en la costa, cerca del pueblito Stonehaven. Fue una sorpresa encontrarlo después de un paseo entre campos de hierba dorados por el sol y un caminito que bordeaba el mar.

Por la tarde llegamos a la peculiar Aberdeen, llamada la ciudad de granito porque casi todos sus edificios son grises y están construidos con esta piedra, donde hicimos noche.

Nos alojamos en el Hotel Ibis Aberdeen Centre. Un 3 estrellas que estaba genial y muy bien ubicado en el centro.

Resumen 2º Etapa: +/- 170 km (3 horas)  A93 B9119 A980 A97 A941

Día 5: De Aberdeen a Inverness pasando por Elgin y Nairn

Después de echar un vistazo por el centro urbano de Aberdeen (Union Street y Castlegate) emprendimos la marcha haciendo las primeras paradas para ver el Castillo Craigievar y el Castillo Kildrummy. Después continuamos hacia Dufftown donde está la ”Malt Whisky Trail” donde visitamos la Destilería Glenfiddich. La última parada del día la hicimos en Elgin para ver su catedral en ruinas antes de llegar ya casi por la noche a Inverness.

Dormimos en el Hotel Premier Inn Inverness West, que estaba muy bien pero un poco alejado del centro de la ciudad.

Resumen 3º Etapa: +/- 192 km (3 horas)
1º tramo, de Aberdeen a Elgin: 128,75 km A93 B9119
2º tramo, de Elgin a Inverness: 63 km (1h 6’)

Día 6: Lago Ness –  Cannich – Dog Falls – Castillo Urquhart – Fort Augustus – Inverness

Comenzamos el día con ganas porque ibamos a ver el famoso Lago Ness. Entramos en el Centro de Interpretación, y nos quedaron despejadas del todo las dudas sobre la existencia, o no ;), del famoso monstruo “Nessie”. En el recorrido en torno al lago hicimos una parada para ver el Castillo Urquhart y nos acercamos hasta la cascada (Dog Falls). Desde donde hicimos una marcha de 1 hora i/v para llegar hasta el mirador y ver el lejano Glen Affric. La cascada está en una zona con bastante vegetación y los molestos “midges”, unos mosquitos pequeñitos que salen en bandadas en verano, nos dieron el paseo. Vaya que si lo recuerdo!!! Desde allí continuamos hasta Fort Augustus donde nos detuvimos para ver las esclusas que caracterizan el pueblo (el Canal de Caledonia tiene diferentes niveles, y las esclusas forman como una “escalera” de agua que permite izar y bajar 13 mts. las embarcaciones para pasar de uno a otro).

Nuevamente hicimos noche en Inverness, en el Hotel Premier Inn Inverness West

Resumen 4º Etapa: +/- 208 km ( 4 horas)

Día 7: Inverness – Glen Afric – Five Sisters – Castillo de Eilean Donan – Kyle of Lochals

Salimos de Inverness en dirección a Glen Affric. Fue un día para disfrutar del valle en un recorrido por carretera que también nos permitió contemplar las Five Sisters, una zona de montañas espectaculares.  Nuestro siguiente punto en el mapa era otro de los lugares señalados del viaje, el Castillo de Eilean Donan, o como más se le conoce, el castillo que aparece en la película Los Inmortales. Está situado en una pequeña isla, a un lado del Lago Duich, comunicado a su vez con el Oceano Atlántico. Nos encantó, y eso que lo pillamos con la marea baja. Antes de llegar a Kyle of Lochals, donde nos quedamos a dormir las 2 noches siguientes, nos acercamos al encantador pueblito pesquero de Plockton. Visita obligada si estáis por la zona para comer en cualquiera de sus restaurantes.

En Kyle of Lochals nos alojamos en una casa que buscamos a través de la web AIR BNB , llamada “Seawinds”. Su propietaria era una chica majísima llamada Kate Hathaway. Kyle of Lochals es un estupendo sitio para quedarse (aunque es pequeño y no tiene interés) porque está justo al lado de la Isla de Skye. Es una buenísima opción cuando en ella no hay alojamiento libre o el precio es prohibitivo. A nosotros se nos juntaron los 2 factores en agosto al ser temporada alta.

Resumen 5º Etapa: +/- 127 km ( 1h 51’) A82 A887 A87

Día 8: Isla de Skye – Portree – Old Man of Storr – Kilt Rock – Castillo de Dunvegan – Neist Point – Kyle of Lochals

Madrugamos bastante para que nos cundiera el día. La impresionante Isla de Skye es otra joyita imprescindible en cualquier viaje a Escocia y es una de las más visitadas, junto a Edimburgo y el Lago Ness. Su nombre significa “Isla de las Nubes”, y tiene un paisaje alucinante formado por valles salvajes, montes escarpados (destaca la cadena montañosa de las Cuillin), lagos y acantilados marinos espectaculares. Nosotros tuvimos la mala suerte de tenerla que ver con mal tiempo, porque nos llovió gran parte del día (algo normal por desgracia) asi que no pudimos disfrutarla tanto como hubiéramos querido.

Portree es el pueblo más grande de la isla, con un puerto bordeado por casitas de colores. En cuanto a qué ver, lo más característico es Old Man of Storr (peñasco de basalto de 50 mts. de altura), Kilt Rock (acantilados), el castillo de Dunvegan y el Neist Point (faro al que se accede después de una buena caminata y que ofrece una vista fantástica). Pero todo en ella es imponente. Sólo le dedicamos un día, pero si es posible estar al menos 2 mucho mejor, para recrearte con calma en todo el paisaje.

Hicimos noche de nuevo en Kyle of Lochals.

Resumen 6º Etapa: +/- 239 km
1º tramo, de Kyle of Lochalsh a Uig pasando por Portree y Troternish: 85 km (1h 30’) A87
2º tramo, de Uig a Dunvegan: 43 km (41’) A87 B8036 A850
3º tramo, de Dunvegan a Neist Point: 18 km (23’) A863 B884
4º tramo, de Neist Point a Kyle of Lochalsh: 93 km (1h 36’) A863 A87

Día 9: Kyle of Lochalsh – Fort William

Llegamos a media mañana a Fort William. Tiene un entorno natural fascinante, en el que destaca su paisaje de montaña, y en especial el Ben Nevis, que con sus 1.344 m. es el punto más alto del Reino Unido. Es una zona que está repleta de montañeros atraídos por él y por el lugar.

Pásamos el día haciendo senderismo por el Glen Nevis. Valle conocido porque en él se rodaron secuencias de películas de Braveheart, Rob Roy y Harry Potter.

Dormimos en el Albergue Aite Cruinnichidh. Cuando lo reservamos pensábamos que estaba cerca de Fort William y queda como a 15 km en plena naturaleza.

Resumen 7º Etapa: +/- 110 km (1h 35’) A87 A82 A86 pasando por Invergarry

Día 10: Fort William – Glen Coe – Inverary – Loch Lomond – Los Trossachs – Stirling

Este día nos gustó muchisimo porque el tiempo acompañó y el sol brilló todo el día. Disfrutamos como enanos del increíble y más famoso valle de Escocia, el Glen Coe (foto del post), donde la carretera se va adentrando por un paisaje lleno de campiñas, montañas (como las increíbles Three Sisters y el macizo Aonach Eagach), valles laterales escondidos, cascadas… Imposible describirlo bien con palabras.

Después nos dirigimos hacia el Parque Nacional de Loch Lomond (el segundo lago más grande de Gran Bretaña después del Lago Ness) y Los Trossacchs, un área cercana a Glasgow que está formada por frondosas colinas y lagos, también muy bonita.

Llegamos a Stirling por la tarde, a tiempo para ver el Castillo. Hay que visitarlo sin duda, porque es comparable al de Edimburgo en tamaño e interés, y tiene unas vistas espectaculares. A ser posible hacerlo por la tarde, las 2 últimas horas antes del cierre, porque apenas os encontraréis a nadie. De Stirling destacan también el casco antiguo y el monumento a William Wallace, prescindible porque no tiene ningún encanto, pero situado en una zona de bonitas vistas.

Hicimos noche en Stirling en un hotelito encantador que nos costó un poco encontrar, el  Hillhead Farm Lets.

Resumen 8º Etapa:  +/- 185 km (2h 52’) A82

Día 11: Stirling – Kincardine – Edimburgo

Salimos de nuevo hacia Edimburgo, volviendo por la costa, parando en Culroos (edificios medievales) y Dunfermline (abadía y ruinas del Palacio), viendo así lo que no pudimos al salir hacia la Costa de Fife.

Antes de volver al aeropuerto por la noche, aprovechamos la tarde para visitar la enigmática y preciosa Capilla Rosslyn, asociada a la masonería, los caballeros templarios y el Santo Grial. Se encuentra a 11 km al sur del centro de Edimburgo, en Roslin, y se ha hecho muy conocida por su aparición en la novela y película El Código da Vinci. He de decir que me gustó muchísimo. Después de la visita regresamos a Edimburgo para rematar el viaje ya si que si, dando un úlltimo paseo por Leith, el puerto de Edimburgo, y viendo el Yate real “Britannia”.

Resumen 9º Etapa: +/- 63 km (1h 23’)  A985 A90

Hasta aquí el itinerario que seguimos, pero como hay más cosas de las que hablaros para que dispongáis de toda la información, habrá 2 nuevos post que serán: Apuntes de interés sobre Escocia y Escapada a Edimburgo, 3 días. Estar atentos!!!

¿Qué?, ¿se os ha despertado ya el gusanillo?