Taj Mahal, el símbolo del amor eterno

A mi siempre me pasa, en todo viaje hay un día concreto que espero con expectación y cierto nerviosismo. En nuestro itinerario por el Norte de la India ese momento fué la llegada a Agra, porque por fin ibamos a conocer el Taj Mahal, una de las 7 maravillas del mundo.

Llegamos a la ciudad el día anterior a la visita, después de nuestro periplo de casi 10 días por el Rajasthan. Agra es totalmente prescindible, es industrial y no hay mucho que ver en ella. Nos dimos la vuelta de rigor y muy pronto nos retiramos al hotel a descansar. Nos esperaba un buen madrugón y habia que estar preparados, porque quedaban escasas horas para el gran día!!!

El Taj Mahal abre de 6 de la mañana a 18 de la tarde y cierra los viernes (aviso para evitar sorpresas de última hora). La entrada para los extranjeros cuesta entorno a 750 rupias, unos 10 €, los hindús pagan sólo 20 rupias, que son unos 0,30 céntimos.

Las mejores horas para visitar el Mausoleo son el amanecer y el atardecer. Verlo con las primeras luces del día, que es cuando lo hicimos nosotros, es verdaderamente espectacular.

Dedicamos unas 4 horas a la visita, a pasear por sus jardines, a descubrir cada rincón, a alucinar con su simetria y contemplar con calma cada detalle.

Pero… ¿Conocéis la historia real que se esconde detrás?

Taj Mahal significa “Palacio de la Corona” o el “Palacio de la Elegida” y alude directamente a Mumtaz Mahal, la esposa favorita del emperador Shah Jahan, que se encuentra enterrada allí junto a su marido.

Foto pareja TAJ

Cuenta la leyenda que…

Era el año 1607 cuando un joven principe, heredero del Imperio Mogol, conoció a una joven persa-musulmana, llamada Arjumand, en un bazar donde ella vendía bisutería. Tan solo tenía 15 años y ella 14, y el principe se enamoró perdidamente de su belleza.

Por razones de estado fue obligado a casarse con otra princesa como él, hija del Rey de Persia, y hasta 1612, que la ley musulmana no permitió que un hombre pudiera tener 4 esposas, no pudo casarse con ella. A partir de entonces Arjumand pasó a llamarse Mumtaz Mahal, que significa literalmente “la elegida del palacio”.

En 1631, tras 19 años de gran amor, ella falleció tragicamente dando a luz a su 14ª hija. Antes del fatal desenlace le hizo prometer a él que construiría su tumba, que se casaría otra vez, que sería bueno con sus hijos y que la visitaría cada año en el aniversario de su muerte.

El Emperador desolado por su repentina pérdida, hizo un juramento, que Mumtaz Mahal tendría la tumba más hermosa que el mundo hubiera visto jamás, como símbolo de su amor eterno y para que su nombre perdurara por siempre.

Tardó 22 años en construir el Taj Mahal en honor a su amada. La historia dice que participaron los mejores constructores, más de 20.000 obreros y 1.000 elefantes, y que se usó mármol blanco y hasta 28 tipos distintos de las mejores piedras preciosas (jaspe, jade, zafiros,…) traídas de diferentes partes del mundo. Incluso se desvió el río Yamuna para que el Taj Mahal pudiera reflejarse en sus aguas.

El Emperador falleció en 1666 y fué enterrado junto a ella. Se dice que en su lecho de muerte, pidió que se le colocará un espejo para ver la tumba de su esposa, y que cuando murió, contemplaba el Taj Mahal.

El poeta Rabindranath Tagore no pudo describirlo mejor, según sus palabras el Taj Mahal es como…

Una lágrima en la mejilla del tiempo

Vista rio

Sobra decirlo, lo sé, pero si tenéis ocasión de visitar la India está joya debe ser sin duda una parada obligada de vuestro viaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s